martes, 21 de junio de 2016

La Malaje, aires de andalucía en una barra madrileña

RESERVA MESA AHORA

Fuente: ABC - PlanB

La Malaje, aires de andalucía en una barra madrileña

Elaboraciones de siempre con un toque cosmopolita convierten este lugar en un rincón especial para los amantes de la gastronomía andaluza



Alegría, jolgorio y picoteo marcan la esencia de una barra madrileña impregnada de aires de Andalucía. El Sur en los platos, pero también en su ambiente, convierten La Malaje –calle Relatores, 20– en un lugar predilecto para los amantes de la gastronomía andaluza. Patatas aliñadas, entre la oferta más tradicional, jamón de Los Pedroches –una de las mejores denominaciones de Bellota–, una jugosa tortilla «La Malaje», navajas de Huelva en escabeche, tomate «aliñao» o su famosa ensaladilla de «Mamá Fina», no faltan entre sus sugerencias.

Todo ello sin prisas pero sin pausas porque la cocina de este local no descansa. De pie o sentado –hay mesas altas y bajas– se puede acceder a una carta en la que destacan platos como los boquerones en vinagre, la pipirrana de camarones o de pulpo, el foie a baja temperatura, sus croquetas de choco, la tosta de sardina en escabeche, o el espeto de langostinos con mojo de avellana y menta. Para los amantes de la casquería: salpicón de lengua de vaca. En las frituras, bravas «La Malaje», las típicas berenjenas con miel o y boquerones fritos. Elaboraciones informales del chef Manu Urbano de una muestra de raciones que cambia con frecuencia.

Vinos por copas

La Malaje cuenta como más de 20 referencias entre vinos de aperitivo, dulces, generosos y espumosos, todos ellos andaluces. Entre ellos, tiene una cuidada selección de vinos por copas entre los que destacan el Pale Cream de Bodegas Luque, el «S’Naranja» con D.O. Condado de Huelva o el amontillado El Abuelo con 70 años de solera en barrica de 1880. Siempre se puede disfrutar también de un rebujito para empezar, hecho con Fino Los Luques Imperial. En el local tienen un espacio dedicado a la venta de aceite de oliva virgen extra, ingrediente venerado en esta casa, y que tiene un papel especial en casi todos los platos e incluso en el pan.

El precio medio en barra, desde donde se puede contemplar la cocina abierta, es de unos 15 euros y en sala de 35. Tienen un menú degustación de siete pasos por 40 € de cocina de mercado a diario y de menús diseñados para celebraciones o reuniones de grupos a partir de 25 euros. La primera hora del parking situado en el número 11 de la misma calle Relatores, corre a cuenta del restaurante, siempre con reserva previa. El horario del restaurante es de 13:00 a 23:30 horas ininterrumpidamente de martes a sábado, los domingos solo a mediodía, de 13:00 a 16:00 horas. Los lunes cierra por descanso.[leer artículo completo]


No hay comentarios:

Publicar un comentario